martes, 20 de octubre de 2015

Hijos


Los hijos. Que tema los hijos. Este aporte al blog es totalmente personal y también universal. Aquí comparto algunos poemitas referente a mis hijos y a esa tarea que es ser padre. Ser padre en tanto eso significa ser papá, amigo, verdugo, ídolo, compañero, en fin… tantas cosas. Pero eso si: siempre comandado por el amor leal e incondicional. Como siempre los invito a clickear en "play" y a seguir leyendo.
Luego, de yapa, comparto algunos temas que  de haber sido cantautor, me gustaría haber escrito para Lucía y Mauricio. 





de qué manera
Se escurrió la niñez
el recuerdo quedó
la inocencia que tanto cobijaba
a coraza y corazón
de pronto y sin previo aviso
esta carne de mi carne
prepara su propio brote
esta sangre de mi sangre
florecerá mejor
sin evitar su insolente manera
de robarme todo por lo que soy

Gurí
solo verlo
es el premio por la cachetada recibida
el hombre incipiente, ese potrillo
reconozco sorprendido mi razón de ser
la brazada de mí tarea ya casi cumplida
es mi carne la que ostenta el movimiento
se mueve, vive.
El fin ya no será un duelo
sino saeta orgullosa
buscando su horizonte
en cuyo viaje estaré presente
siempre y más allá.
No sé si es eso la felicidad,
pero sin duda es gran parte de ella.

Herencia
a mis hijos y en ellos a mis padres
si hay algo que abunda aquí es soga mojada.
Con nudos insoportables, inseparables, empapados
y ese deseo inútil de volver,
que nos invade por la planta de los pies,
que fascina al forastero,
mientras chaireamos la faca
para compartir el sombrío revés.
La horneada eterna del legado
con cicatrices y mates bien curados
abriendo paso a los laberintos futuros,
pues también allí los zapatos son de barro.
Que por inexorables portamos orgullosos
contra la correntada caudalosa
cual terca jauría dura de pelar.
Cada cual con cada quien y cada uno con su hueso,
por lo que no hay nada más frágil y valioso
que tu espalda, tu yo en ti, tus ojos en mi mirada,
tu piel, tus cordones desatados.
Mi abandono, tu vuelo, tu raíz.

video



con todo mi amor,
papá.